LA DIFERENCIA ENTRE PARADAS GENERALES Y EL MANTENIMIENTO RUTINARIO

La necesidad de planificación es aún más crítica cuando se trata de los

Cierres/paradas generales (conocidos popularmente como STO en inglés) son una parte crítica de las estrategias de mantenimiento para la mayoría de las instalaciones de fabricación y producción. Estas actividades ayudan a asegurar la operación continua y confiable de los activos para que no haya paros imprevistos en la producción. Las instalaciones productivas suelen interrumpir las operaciones normales durante períodos significativos durante estas actividades, por lo que los esfuerzos pueden centrarse en el mantenimiento preventivo y la reparación de activos.

Es común usar los términos cierre, parada e interrupciones generales, pero existen diferencias sutiles entre ellos.

En su mayor parte, las paradas y los cierres significan lo mismo: trabajo de mantenimiento planificado con un objetivo y alcance del trabajo claramente definidos, fecha de inicio y duraciones significativamente más largas que el trabajo de mantenimiento preventivo diario.

Las interrupciones, sin embargo, pueden ser forzadas en lugar de planificadas. Un corte de energía puede requerir solo un cierre parcial de la producción para que los equipos de mantenimiento puedan llevar a cabo las actividades necesarias para restablecer los activos y contribuir al flujo de producción.

Las paradas y los cierres difieren del mantenimiento del día a día, en varias formas, que a menudo incluyen paros largos de producción y un alcance de trabajo mucho mayor.

El éxito de los “STO” requiere meses de planificación

Las paradas generales son de naturaleza muy diferente de otros tipos de mantenimiento, ya que requieren una planificación exhaustiva muchos meses antes del evento real. Es cierto que la planificación y la priorización del trabajo son claves para el éxito de cualquier programa de mantenimiento y que, si se realiza correctamente, conducirá a una mayor eficiencia. Consulte nuestro documento técnico “Cómo Johnsonville rediseñó su proceso de priorización y planificación de mantenimiento” para ver un ejemplo real de cómo uno de los clientes de VIZIYA logró el éxito con este enfoque.

Sin embargo, la planificación es aún más esencial cuando se trata de paradas y cierres. Esto es así simplemente porque es necesario para garantizar que el proyecto se entregue de manera segura, a tiempo y dentro del presupuesto.

La planificación y programación efectivas son partes esenciales de un proyecto STO exitoso. El proceso de respuesta de cierre le costará dinero a la compañía, tanto en términos del costo del proyecto en sí como en términos de pérdida de producción. Depende del líder del proyecto STO y de su equipo asegurarse de que cueste lo menos posible mientras se logran los objetivos establecidos.

El cierre y el cambio en una instalación grande, como una refinería de petróleo, podría sumar fácilmente un total de 100,000 horas de trabajo. Para ser claros, eso es solo la ejecución del trabajo en sí. Prepararse para un cierre de planta conlleva mucho más tiempo. Por ejemplo, si el cierre demorará entre dos y cuatro semanas, puede contar con la necesidad de al menos 18 meses de planificación. Esto es parte de por qué es importante tener un equipo de proyecto que se centre principalmente en la planificación y la dirección de la operación de cierre.

¿Qué hace que las STO sean únicas?

Los proyectos STO son inherentemente diferentes del mantenimiento regular y otros proyectos. Esto se debe en gran parte al impacto que tiene en la organización y su método de entrega. A continuación se detallan algunos de los factores que hacen que las paradas, los cambios y las interrupciones sean únicos:

  1. Parada prolongada: los proyectos de STO varían en duración, desde unos pocos días de interrupción hasta varias semanas para el cierre principal. En cualquier caso, el impacto en la producción es mucho mayor que el mantenimiento semanal regular.
  2. Amplio alcance de trabajo: los proyectos STO son una gran oportunidad para llevar a cabo trabajos que no se pueden realizar en condiciones normales de trabajo.
  3. Desplazamiento significativo del alcance: este es un problema común para muchos proyectos, pero para los proyectos STO es significativamente mayor, ya que parte del trabajo de inspección realizado arrojará algunos trabajos emergentes que deben abordarse antes de que la planta pueda volver a ponerse en servicio.
  4. Una reducción / pérdida de ingresos y gastos significativos: inevitablemente, los proyectos de cierre y reestructuración significan que la producción tiene que detenerse para permitir que se realice el trabajo. Desafortunadamente, el gran volumen de trabajo y la complejidad del proyecto significa que también se gasta mucho dinero para garantizar que el proyecto sea un éxito. Como Kevin Duffy señaló en un artículo para Reliable Plant, “las STO pueden tener importantes presupuestos operativos y de capital. Atraen la atención de los accionistas y las juntas directivas e impactan las cadenas de suministro de inventario y las relaciones con los clientes. Son, por lo tanto, “eventos empresariales completos”, no simples eventos específicos de funciones “.

Un proyecto STO exitoso se basa en una planificación exitosa. VIZIYA ha escuchado la llamada de nuestros clientes y estamos trabajando en una solución que lo ayudará a administrar su propio apagado con una cantidad mínima de interrupciones. Esté atento a más noticias sobre esto, próximamente.

  • Paros prolongados

Los proyectos de STO varían en duración, desde unos pocos días para interrupciones hasta varias semanas para un cierre importante

  • Amplio alcance

Los proyectos de STO son una gran oportunidad para realizar trabajos que no se pueden realizar en condiciones normales

  • Alcance del proyecto

Las inspecciones pueden llevar a descubrir que el trabajo debe realizarse antes de que la planta pueda volver a estar operativa.

  • Pérdida de ingresos / gastos

La producción se detiene, lo que significa pérdida de ingresos. El proyecto en sí también conlleva gastos importantes