CREANDO UN NIVEL DE TRABAJO PRIORITARIO: 4 PASOS ESENCIALES

work priority index

Las órdenes de trabajo y los activos no vienen con un indicador de prioridad incorporado, pero puede crear el suyo creando una lista de trabajo prioritario.

El nivel de prioridad de las ordenes de trabajo es un método utilizado en mantenimiento y confiabilidad para determinar la asignación adecuada de recursos. La determinación del índice de prioridad de una orden de trabajo se basa en una combinación de la importancia crítica del activo y la importancia del trabajo que se realiza.

Todo planificador de mantenimiento debe priorizar las órdenes de trabajo para garantizar que los activos críticos no se descompongan ni interrumpan la producción. Establecer un índice de prioridad de trabajo es vital, pero en realidad es solo una forma de formalizar un poco de sentido común obvio: las tareas más importantes se llevan a cabo primero.

El deseo de disminuir el tiempo de inactividad de los activos impulsa la necesidad de priorizar. También puede verlo como un reconocimiento de que los recursos siempre son limitados. Solo hay unos cuantos técnicos y solo pueden realizar tantas tareas por día. También es tremendamente útil cuando se trata de administrar las ordenes de trabajo que están en demora.

En un mundo perfecto no se necesitaría priorizar el trabajo de mantenimiento. Tendríamos suficientes oficiales y técnicos para completar todo el trabajo. Siempre habría suficientes recursos para hacer todo a la vez en ese mundo perfecto.

Infelizmente no vivimos en ese mundo. No hay posibilidad de que alguna vez tengamos recursos ilimitados.

De vuelta al mundo real, hay verdades duras que los profesionales de mantenimiento deben reconocer:

  1. Siempre habrá límites en los recursos que tiene a su disposición.
  2. Ciertos activos siempre serán más críticos para la producción que otros activos.
  3. Algunas tareas de mantenimiento siempre serán más urgentes que otras.

Las personas en el campo del mantenimiento siempre han tenido que lidiar con estos tres factores. Esto es cierto incluso si una instalación solo practica mantenimiento reactivo. Puede parecer que una estrategia de mantenimiento reactivo, donde los activos solo reciben servicio y reparación cuando se descomponen, no reconoce la importancia de los activos o la prioridad del trabajo.

Es posible que esos conceptos no parezcan cruciales si solo practica el mantenimiento reactivo. Sin embargo, verá que la importancia de los activos y la priorización del trabajo se destacan si dos o más activos se estropean al mismo tiempo. En ese momento, el departamento de mantenimiento concentrará naturalmente su atención en lo que ven como el activo más crítico.

Establecer un nivel de prioridad de trabajo significa que no entrará en un frenesí para averiguar qué activo o qué tarea es más crítica en el momento de tener que entrar en acción. Su índice de prioridad de trabajo, preparado de antemano, le va a decir esto.

La buena noticia es que puede comenzar a construir un nivel de prioridad de trabajo hoy, siguiendo los cuatro pasos descritos a continuación.

1. Asignar criticidad de activos

El primer paso es asignar a todos sus activos números del 1 al 100. Cuanto mayor sea el número, más crítico será el activo para la producción.

El mayor desafío con este paso radica en determinar exactamente qué activos son los más críticos. Lamentamos decir que puede que no haya una solución fácil para esto.

Hay algunos activos bajo su cuidado que obviamente son de baja prioridad cuando se trata de producción. Una luz parpadeante en el baño es molesta, pero es poco probable que afecte significativamente la producción. Una luz parpadeante sobre el operador del torno tiene más probabilidades de interferir con la producción y, por lo tanto, es más crítica.

Los activos que le darán más problemas a la hora de asignar criticidad son los que están cerca de la parte superior de la lista. Por ejemplo, supongamos que tiene dos cintas transportadoras que alimentan piezas al mismo grupo de trabajadores de ensamblaje. Los trabajadores no pueden producir sin ambos tipos de partes. Parece lógico que ambos cinturones tengan la misma prioridad. Lógico, pero no necesariamente cierto. ¿Qué pasa si un cinturón lleva partes excepcionalmente grandes y pesadas, mientras que el otro lleva partes que son mucho más livianas y pequeñas? En este caso, es posible que uno de los trabajadores simplemente camine hasta el otro extremo de la fábrica, recoja una caja completa de piezas y la lleve de regreso al área de ensamblaje.

Obviamente, esto es muy ineficiente, o no se habrían molestado en poner la cinta transportadora en primer lugar. Sin embargo, significa que la producción todavía puede cojear. La otra cinta transportadora mueve piezas que no se pueden transportar a mano y, por lo tanto, es más crítica, ya que la producción cesará de inmediato cuando se reduzca.

Esté preparado para cambiar los índices de criticidad de activos mientras considera la situación completa. Puede descubrir que un activo que originalmente calificó como 100 es un 90 o un 80. No tenga miedo de alterar esos números a medida que avanza. Nada está escrito en esta etapa.

2. Consultar con operaciones

Lleve su lista de criticidad de activos al departamento de operaciones y pídales que la revisen. Su lista en este punto está cerca de su forma final, pero es esencial que la gente de operaciones concuerde con su evaluación previa.

Hay dos barreras para el éxito de esta etapa. La primera es que la gente de operaciones no se reunirá con usted o postergarán la reunión. Por lo general, puede evitar esto al informar a su jefe de departamento exactamente por qué desea la reunión y enfatizar que no necesita a todo el departamento. Establecer la criticidad de los activos es tanto para su beneficio como para el suyo.

La segunda barrera es psicológica. Conoce el mantenimiento, conoce sus instalaciones y conoce sus activos. También pasó mucho tiempo desarrollando y refinando su lista de criticidad de activos. Esto puede hacer que sea extremadamente difícil dar a otras personas la última palabra.

Sin embargo, debe controlar su ego y escuchar lo que el personal de operaciones tiene que decir. Conocen bien la maquinaria de producción y su mantenimiento. Esté preparado para darles la última palabra sobre exactamente qué activos son los más críticos.

3. Priorización de órdenes de trabajo

En esta etapa, comienza a asignar números de prioridad a las órdenes de trabajo, utilizando el mismo método que utilizó para configurar la criticidad de los activos. Nuevamente, cuanto mayor sea la prioridad, mayor será el número.

Ejerza su juicio y sentido común al asignar la prioridad en las ordenes de trabajo. Esto es simple de decir, pero es más difícil de lograr en la práctica.

Por ejemplo, puede parecer que el trabajo en un activo de alta prioridad que ya ha fallado es más importante que el trabajo equivalente en un activo de igual prioridad que todavía se está ejecutando. Este suele ser el caso, pero no se aplica en todas las situaciones.

Se suele planificar y programar el trabajo necesario en el activo que falla, siguiendo la creencia de que el trabajo es de mayor prioridad. Sin embargo… ¿Qué sucede si el otro activo se descompone mientras tanto? Ahora podemos observar como aumenta la producción perdida. Podría haber sido mejor realizar el mantenimiento necesario en el activo que aún se estaba ejecutando.

Esto es en parte, la razón por la qué asignar prioridad las ordenes de trabajo es simple en teoría y desafiante en la práctica. Tendrá que usar todo lo que sabe sobre sus activos y las mejores prácticas de mantenimiento para asegurarse de que está asignando el número de prioridad correcto.

4. Crea tu Nivel

Ahora ya tiene en sus manos las herramientas que necesita para crear su índice de prioridad de trabajo. Multiplique la importancia de los activos por la prioridad de la orden de trabajo. El resultado es el nível de prioridad de trabajo.

Nível de prioridad de trabajo = (nivel de criticidad de los activos) x (Prioridad de orden de trabajo)

Por ejemplo, supongamos que tiene una bomba con un nivel criticidad de activo de 50. No es el activo de mayor prioridad en sus instalaciones, pero tampoco es intrascendente para la producción continua.

Una inspección reciente muestra dos problemas con la bomba. Primero, la carcasa de la bomba está a punto de fallar y debe repararse o reemplazarse. La bomba se apagará por completo si falla la carcasa. Segundo, un impulsor en la bomba se ha erosionado y su presión de descarga ha disminuido. Todavía está funcionando en el segundo caso, pero no con la máxima eficiencia.

Si se le asigna a la carcasa una prioridad de 75 y al impulsor una prioridad de 65. Multiplicando por el puntaje de criticidad de los activos de la bomba de 50, obtenemos una puntuación de nivel de prioridad de trabajo de 3,750 en el primer caso y una puntuación de 3,250 en el segundo. Por lo tanto, la carcasa debe tener prioridad sobre el impulsor.

Estas herramientas son extremadamente útiles para priorizar el trabajo. Sin embargo, el valor y el poder de saber exactamente cómo implementar los recursos de mantenimiento para obtener el máximo impacto, terminarán mejorando muchos procesos de negocio que quedan fuera del mantenimiento.

Esta es la opinión adoptada por Scott Gorsuch, ex Director de Estrategias de Confiabilidad para Alcoa GPP, en nuestro documento técnico., “Críticidad de activos: no solo una herramienta de confiabilidad”.

Gorsuch escribe: “Las valiosas ideas obtenidas del conocimiento de la criticidad pueden extenderse más allá de la planificación y ejecución del mantenimiento de activos y afectar a toda la organización. Tiene el potencial de mejorar las decisiones de negocio sobre estrategias de mantenimiento y gestión de riesgos, así como el inventario, las adquisiciones, el presupuesto de mantenimiento y la mejora continua.

Tiene un flujo de trabajo complejo que comienza con la identificación del trabajo. Sin embargo, ese es solo el comienzo. Se deben de tomar decisiones en muchos puntos del proceso para garantizar que las tareas se lleven a cabo. Después de que se identifica la necesidad del trabajo a realizar, se necesita que se planifique, programe, complete, ejecut y analize.

La creación de un nivel de prioridad de trabajo ayuda a eliminar las conjeturas del proceso de toma de decisiones. Usar el software adecuado en cada etapa, desde la identificación hasta el análisis. Póngase en contacto con un miembro del equipo de VIZIYA y permítanos mostrarle cómo creamos software que lo ayudará a administrar todo el flujo de trabajo de mantenimiento.